En Pocas Palabras

Un segundo brote de COVID-19: perspectivas OCDE

Imagen: Naciones Unidas.

Teresa E. Hernández-Bolaños

Todos conocemos los grandes problemas que el virus SARS-CoV-2 (causante de COVID-19) ha provocado en el mundo, tras convertirse en una pandemia. La crisis de salud golpeó y desestabilizó la economía mundial creando una crisis económica (la recesión más grave registrada en casi un siglo) que puede derivar en una crisis financiera severa. ¿Qué pasaría si hubiera un segundo brote a finales de este año? La recuperación sería una tarea aún más difícil y prolongada.

Organismos internacionales como la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), la ONU (Organización de las Naciones Unidas) o la OIT (Organización Internacional del Trabajo) coinciden que aún no se pueden pronosticar de manera definitiva las consecuencias de la pandemia y menos hacer balances finales, por ahora siguen siendo pronósticos parciales y perspectivas temporales según se van presentando los picos tras el levantamiento total o parcial del confinamiento en varios países del mundo.

Por lo que la OCDE ha decidido hacer un pronóstico considerando un segundo brote y nuevos confinamientos para finales de este año. Nos alerta en una doble perspectiva, “igualmente  probable”, dice, e igualmente desalentadora, de la caída del PIB mundial. Si se evita un rebrote el PIB mundial caería un 6% en 2020 y la tasa de desempleo de la OCDE aumentaría hasta el 9.2%, pero si no se puede contener un segundo brote, el PIB mundial se desplomaría un 7.6 % y la tasa de desempleo de la OCDE alcanzaría el 10%[1].

Por un lado, la economía sufre una caída libre, un descenso dramático; por otro, el número de muertes y contagios aumenta por miles en todo el mundo[2], continua en ascenso en varios países, el fantasma de un rebrote es una posibilidad cercana. El dilema entre economía y salud se ha vuelto un debate, “la nueva normalidad” es un intento por conciliarlo (reactivación económica y prolongación de la cuarentena y las medidas sanitarias). Ante este escenario es frecuente que los ciudadanos exploten en críticas, con o sin razón, a los gobiernos locales o nacionales culpando al gobierno en turno por las miles de muertes, haber levantado el confinamiento, no haberlo realizado o hacerlo de manera parcial, pero también por el desempleo, el cierre de empresas y la crisis económica.

Y es que el problema no es un asunto fácil de manejar, las decisiones políticas, sanitarias y económicas pueden tener intereses dispares y contradictorios. Al parecer el futuro apocalíptico entre “morir de hambre o morir infectado por el virus” es la única salida para millones de pobres y desempleados en el mundo. La misma OCDE  en su comunicado de prensa publicado el pasado 10 de junio del informe Perspectivas Económicas de la OCDE explica con claridad que los países deberán reactivar la actividad económica al tiempo que se evite un segundo brote, para lograrlo habrá que adoptar políticas “agiles y flexibles”[3], y habrá que añadir, hacerlo dentro de un sistema económico que privilegia al mercado[4].

En otras palabras, no se puede continuar con un confinamiento total y prolongado, pero tampoco se pueden suprimir las medidas sanitarias. Se tiene que reactivar la economía con urgencia, y sostenerla, al tiempo que se cuida la salud de miles de personas. De las decisiones políticas acertadas y las estrategias económicas compartidas, depende el equilibrio entre salud y economía, que demanda la crisis pos-COVID-19. ¿Nuestro país y el mundo están preparados para tomarlas?, ¿es el Estado el único responsable de tomar y ejecutar las decisiones o deberá ser un trabajo conjunto entre Estado y Mercado?, ¿Quién debe rescatar la economía y quién la salud?

[1] Puede revisar los datos del PIB mundial y por país, así como la caída del empleo en el informe Perspectivas Económicas de la OCDE en http://www.oecd.org/perspectivas-economicas/junio-2020/
[2] Según datos del Comunicado Técnico Diario de la Secretaría de Salud del 7 de julio se reportaron 11,500, 302 casos confirmados y 535,759 defunciones a nivel mundial https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/562209/Comunicado_Tecnico_Diario_COVID-19_2020.07.07.pdf
[3] http://www.oecd.org/coronavirus/es/ Entre las medidas incluye reforzar los sistemas de salud y  mantener una política fiscal de apoyo.
[4] El capitalismo en su etapa neoliberal y globalizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *