En Pocas Palabras

Alerta en México por variante Delta y Gamma del COVID-19

Foto: Naciones Unidas México (ONU México).

Teresa E. Hernandez-Bolaños

Se ha venido hablando de una tercera ola de COVID-19, un repunte de contagios por el coronavirus SARS-COV-2 en la población mexicana. Se ha aceptado desde la semana pasada la presencia de esta tercera ola de coronavirus. Según los informes los contagios y hospitalizaciones se han duplicado en las personas de entre 30 a 39 años, una de las razones es que se ha vuelto a las reuniones y fiestas, disminuyendo las medidas sanitarias, lo que ha aumentado el riesgo de contagio de los más jóvenes. Otro de los grandes factores del repunte es sin duda la aparición en México y el mundo de nuevas variantes del coronavirus SARS-COV-2, entre ellas, la temida variante Delta (la mutación india) y la variante Gamma (la mutación brasileña).

Desde la semana pasada los casos de contagio en México aumentaron un 29% en comparación con la semana anterior. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos emitió, el pasado 12 de julio, una alerta de salud nivel 3 para viajes a México, por la presencia de la tercera ola.  La Organización Panamericana de la Salud (OPS), en un reciente informe sobre el comportamiento del virus en las Américas, sostuvo que en México se han detectado 24 variantes del COVID-19, de las cuales las variantes Alpha, Gamma y Delta son las de mayor presencia. Según la OPS es la variante Gamma la de mayor preocupación para México. Ya que podría convertirse en la predominante en los siguientes días, ya alcanza, dice, un 23% de las secuencias reportadas.

La OPS también ha informado, que en América el número de casos bajó en un 20%, pero no así en Estados Unidos, México, El Salvador, Guatemala, Cuba. Las Islas vírgenes, Argentina y Colombia, países en los que ha aumentado el número de contagios. Con estos pronósticos México debe encender la alerta para controlar las nuevas mutaciones del virus, sobre todo la Gamma y la Delta, porque si bien la OPS ha señalado que la variante Delta “todavía tiene una menor proporción” en México, lo cierto es, que la propagación de la variante Delta en el mundo va demasiado rápido. Estados Unidos ya ha alertado sobre la presencia de la variante Delta entre su población, y la considera una amenaza para las siguientes semanas y meses, sobre todo para quienes no han recibido la vacuna. En los Estados Unidos en siete días, del 6 al 13 de julio, se habían registrado 23, 346 casos nuevos.

La variante Delta llegará con fuerza a México, lo hará en todo el mundo, como lo ha pronosticado Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, el 12 de julio pasado, al advertir que la variante Delta, detectada por primera vez en la India, pronto será la dominante a nivel global. Esta variante está ya presente en al menos 104 países, advirtió. También señalo con preocupación que durante la última semana (5-9 de julio) las muertes globales fueron superiores a la semana anterior, poniendo fin a los 10 días de descenso, contabilizando hasta el 12 de julio más de cuatro millones de muertes por la pandemia.

Pero qué características tienen las variantes Gamma y Delta y por qué complicarán el panorama en las siguientes semanas y meses. La variante Gamma (identificada en Brasil) fue nombrada inicialmente como P.1, también tiene las mutaciones E484K y N501Y, entre otras, y según análisis de sangre esta variante podría escapar a las respuestas inmunitarias tanto naturales como provocadas por la vacuna. Se ha demostrado que evade los tratamientos con anticuerpos monoclonales (puede burlar los anticuerpos). Por su parte, la variante Delta o cepa B.1,617.2, detectada en la India, es considerada la más transmisible, un 40% más transmisible que la Alpha, que ya era más transmisible que la cepa original. La Delta podría causar mayor riesgo de hospitalización en comparación con la Alpha.

Ante este panorama, el gobierno de México debe apresurar la inmunización, y prepararse para un repunte, que parece inevitable dadas las características de las nuevas variantes. Según los laboratorios las vacunas actuales son capaces de combatir a las nuevas variantes, o al menos atenuar sus efectos, por lo que no dejemos de tomar medidas sanitarias y vacunarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *