Mujer de la sospecha

Salud mental: Degeneración por Covid-19

Imagen: Dirección General de Promoción de la Salud.

Yezica Montero Juárez*

El degeneracionismo fue una propuesta psiquiátrica creada por August Benedict Morel (1809-1873). El planteamiento básico surgido en 1857 propone “que todas las especies degeneraban o regeneraban en la medida que se alejaban o acercaban a un modelo original a partir de la influencia del entorno ambiental y social.” (RÍOS: 2016). En pocas palabras, la psiquiatría comenzó a ocuparse por los asuntos mentales que pusieran desencadenar conductas que afectaran a la sociedad. Esta corriente psiquiátrica centrada en el evolucionismo biológico y social, fue la base para abrir las puertas a las ciencias sociales y humanas. Sin embargo, su punto de inflexión fue el haberse sostenido por el discurso eugenésico, y el enaltecimiento de la moral burguesa.

Una vez que la genética Mendeliana permeó en la medicina a inicios del siglo XX, fue demostrable que la genética no tenía un orden infalible; y por lo tanto, si un padre padecía de depresión y alcoholismo; no por ello el hijo tendría que heredar los mismos padecimientos, que responden al espectro biológico y social, respectivamente.

Desde la perspectiva social, la degeneración se explica como el proceso por el que pasa una persona o comunidad, de un estado de “normalidad” a un estado con deterioro. Teniendo estos antecedentes, es importante preguntarnos ¿Cómo estamos enfrentando los cambios de hábitos generados por la epidemia de la Covid-19?

Si bien, las posibilidades de contagiarse por Covid-19 son latentes, tenemos que estar alertas sobre nuestros cambios de conducta y comportamiento, para prevenir trastornos mentales. El Dr. Luis Pizarro Suárez, cuando comenzó la decadencia del modelo degeneracionista enfatizó en que la posibilidad de adquirir malestares mentales por herencia es indiscutible, pero que sin duda “el cuerpo resiste más a los agentes físicos que a los agentes psíquicos” (RIOS: 2016).

El Covid-19 es un agente físico-infeccioso que indudablemente nos está afectando en lo psicológico, lo psíquico y lo social. La Secretaría de Salud ha emprendido algunas campañas de prevención en Salud Mental como la invitación a ejercitarse físicamente, realizar actividades lúdicas y mantener una sana convivencia familiar. También es importante ver por los grupos  vulnerables; como evitar la soledad de las personas de la tercera edad o la activación física en los infantes.

Tal vez somos la primera generación en enfrentarnos a una pandemia mundial. Nuestras acciones serán referentes para ejemplificar qué se debe y qué no se debe hacer ante las futuras pandemias. ¿Y usted, se queda en casa?

*Antropóloga social.

Correo electrónico:monteroyezica@gmail.com

One Response

  1. Desde mi resiliente forma de ver la vida, considero que parte de el cambio generacional que propones es el minimizar la salud mental, si bien en lo que compete a nuestro país se ha dado un espacio y ciertas recomendaciones para “mantener” nuestra salud mental. Pero asi como la obesidad es un mal que nunca se trato con estrictas medidas y ahora el covid 19 nos esta pasando la factura, considero que la salud mental también hara lo mismo, pienso en todos los casos potenciales a desarrollar TOCS, en el estado de estrés que se vive en la mayoría de casas por la incertidumbre laboral, sumando el cúmulo de tareas que requieren cierto tiempo que se requiere para acompañar a cada niñx ( sin herramientas pedagógicas que faciliten la comprensión y ejecución del aprendizaje) y los espacios tan reducidos donde coexisten individuos que no estaban acostumbrados a estar juntos en intimidad, invadidos por los ideales de influencers o artistas que “te motivan” desde sus lujosos privilegios a como hacer de esta cuarenta algo de provecho!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *