En Pocas Palabras

Respuesta a la crisis: el futuro del trabajo para la OIT

Foto: Organización Internacional del Trabajo.

Teresa E. Hernández-Bolaños

El futuro del trabajo en medio de la crisis sanitaria es incierto. Los nuevos repuntes de contagio y el aumento de muertes por SARS-CoV-2 (COVID-19), sobre todo en México y la región de las Américas (región más afectada recientemente debido a la trayectoria de la pandemia), hacen evidente que estamos lejos de estabilizar el empleo y la economía. Las medidas en política económica y social, así como sanitarias, que se tomen hoy para cuidar la salud y sostener la economía son cruciales para el futuro inmediato del empleo.

Porque para sostener la economía se deberá sostener el empleo, y para sostener el empleo se deberá mantener la estrategia sanitaria. La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), en el comunicado de prensa del pasado 10 de junio, en el informe Perspectivas Económicas de la OCDE[1], explica que los países deberán reactivar la actividad económica al tiempo que se evite un segundo brote por COVID-19, para lo cual tendrán que adoptarse políticas ágiles y flexibles como reforzar los sistemas de salud y mantener una política fiscal de apoyo. En otras palabras, para la OCDE habrá que generar políticas económico-sanitarias para salir de la crisis provocada por la pandemia, reactivando la economía al tiempo que se sigue cuidando la salud.

Por lo que, como hemos dicho, para sostener la economía, se debe recuperar el empleo y garantizar que sea seguro. Entonces, ¿cómo deben responder a la crisis pos pandemia los países y los gobiernos?, ¿cómo mantener el empleo, sostener la economía y evitar nuevos picos o rebrotes del virus? En la reciente Cumbre Mundial Covid-19 y el mundo del trabajo[2], organizada de manera virtual por la OIT donde participaron una gran cantidad de funcionarios de los ministerios del trabajo de los países miembros, la OIT planteó algo muy similar a la OCDE respecto a las medidas necesarias, sugiriendo que los países deberán implementar una serie de medidas estructuradas en cuatro pilares, basados en las normas internacionales del trabajo:

Sin embargo, y a pesar de que muchas de las medidas propuestas por la OIT han sido implementadas en varios países, la OIT tiene claro que sostenerlas no será fácil para los países. Mantenerlas lo necesario para recuperar la economía depende de los presupuestos y recursos gubernamentales, ya que se requiere una importante inversión de recursos y la mayoría de los países no tienen capacidad para implementarlas. Entonces, ¿cuál es la verdadera solución o cómo podrían ser sostenidas lo necesario? Esta pregunta no la resuelve la OIT. Esta cuestión debe ser motivo de evaluación para cada país y para todos los organismos internacionales, que revisaremos en otro momento.

[1] http://www.oecd.org/perspectivas-economicas/junio-2020/
[2] https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—dgreports/—dcomm/documents/meetingdocument/wcms_747938.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *