Cartas desde la locura

Interludio

Cartón de Helio Flores.

Ramón Martínez de Velasco

@ramavelm

I

“Era un hombre de talentos medianos, de instrucción escasa e imperfecta, que sucumbió ante las delicias del poder.

“Era tan implacable y mezquino en sus odios personales, que influían en sus odios políticos y en sus arrebatos incoherentes.

“Llegó a condecorar a bandidos y a traidores a la patria, con la única condición de que no lo hubieran atacado.

“Y fusiló a liberales sin mancha, a patriotas esclarecidos, si habían tenido la desgracia de ofenderlo”.

Prieto y Altamirano, sobre Juárez. 1874.

II

“Las monarquías no siempre se establecen por medios violentos.

“Se imponen en las repúblicas por hechos que siempre se presentan con la careta de un fervoroso patriotismo, acaudillado siempre por un grandioso salvador nacional que, luego, se convierte –cronológicamente– en los siguientes términos indefendibles:

“Redentor patrio. Paladín demócrata. Gobernante demente.

“Y, al final, acaba siendo asesino del pueblo”.

Ignacio Ramírez, 1871.

Epílogo

“La gente paga por lo que ha hecho y por aquello en lo que se ha convertido.

“Y lo paga de manera simple: con la vida que lleva”. Edith Wharton.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *