Cartas desde la locura

Adiós, Pasteur Sur 36 / II

Pasteur Sur. Los fantasmas que me habitan. Imagen: Especial.

Ramón Martínez de Velasco

@ramavelm

Veinticinco años duró la vida activa y productiva del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro (Concyteq), sin contar el último sexenio, en que no crearon nada.

En materia de comunicación sólo se montaron en el trabajo realizado años antes y hasta inventaron el cargo de “correctoras de estilo”, que se cubrió sin corregir y sin estilo.

Tal es la herencia que la última administración le deja al estado de Querétaro: el amiguismo, disfrazado de difusión, divulgación, o comunicación de la ciencia.

I

Con motivo del 25 aniversario (y último) del Concyteq, tuve la suerte de conocer a su fundador, doctor Gabriel Siade Barquet (qepd), en la hermosa casona de Pasteur Sur 36, Centro Histórico de la ciudad de Querétaro.

Me narra que el 7 de junio de 1985, otro visionario, Mariano Palacios Alcocer, habló sobre la necesidad de crear “un Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología”, de “auspiciar la educación científica”, de “realizar investigación que pueda crear nuevos conocimientos”.

Dicho y hecho, el 9 de diciembre de 1986, en La Sombra de Arteaga, se publicó el Decreto que crea el Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro.

La Dirección General del Concyteq recayó en Gabriel Siade Barquet (como director fundador).

No por ‘dedazo’, sino por su trayectoria como profesor de tiempo completo en la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Es más. Antes de su designación, ni Palacios ni Siade se conocían.

II

Pasteur Sur 36 era una casona derrumbada.

Por iniciativa de Siade y Palacios Alcocer, desde 1986 la sede del Concyteq es hoy lo que es.

Pero a diferencia de hoy, el ambiente era propicio y las condiciones adecuadas para crear una institución que apoyara a los científicos.

Y a diferencia de hoy, el ambiente era propicio y las condiciones adecuadas para escribir y publicar temas de ciencia y tecnología.

Hoy no. Hoy, todo aquello terminó.

Ni una opinión ni una postura oficial sobre el embate en contra del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Nada. Nadie.

III

La nota a ocho columnas. Día 20 de julio de 1987.

“Las nuevas instalaciones del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro fueron inauguradas. (…) El gobernador del estado, Mariano Palacios, y el titular del Concyteq, doctor Gabriel Siade Barquet, recorrieron las instalaciones ubicadas en una hermosa casona del siglo XVIII, en Pasteur Sur”.

Me hubiera encantado ser testigo de aquello.

Pero llegué hasta 1998. Sin conocer a nadie. Sin conocer la ciudad de Querétaro.

“Preguntando, se llega a Roma”, dicen.

Preguntando, primero llegué a El Nuevo Amanecer.

Luego a Reporte 0.

Luego a El Observador.

Luego al Concyteq.

Luego a Tribuna de Querétaro.

Luego a Sector Regional.

Luego a Libertad de Palabra.

Most peculiar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *