Cartas desde la locura

Vengo de regreso, facebook

Foto: Cocain-Art.
“Tú no sabes lo que he hecho yo. Ni se te ocurre”: Carlos Velázquez.

Ramón Martínez de Velasco

@ramavelm

Cuando estudiante, el modelo de periodismo que me enseñaron buscaba una cierta coordinación entre los hechos y los ciudadanos. Los hechos se reportaban y en función de lo leído los ciudadanos desarrollaban una postura.

Aquel modelo ha colapsado y es reemplazado por un periodismo tribal para ciudadanos profundamente cínicos que empujan para que los opinadores no analicen ni intenten explicar, sino para que tomen partido y juzguen.

Cuando estudiante, el modelo de periodismo se regía por una máxima que, a la letra, va así: “la prensa debe ser liberal con las opiniones”.

Aquel modelo, según veo, se va desplomando.

En mi caso, como columnista nunca sé de qué voy a escribir. Sí sé que jamás promuevo el discurso de odio que Facebook se ha propuesto eliminar, eliminándome.

“Las virtudes vueltas locas son peores que los vicios”, escribió Chesterton.

“Aquí se rompió una taza y cada uno a chingar a su madre”, escribió Carlos Velázquez.

Expuesto lo anterior, comienza la función.

Ecos de midark passenger / y III

A mi modo de ver, no necesité ser indígena para recorrer Real de Catorce, ni huichol para masticar brotes del peyote macho. Del que te envía a Marte. Ni usar huaraches ni participar de su cosmovisión.

Criollo o mestizo, me dio lecciones. Sobre todo cuando se me ocurrió la idiotez de ‘viajar’ en la Megalópolis, donde en la Del Valle un ángel negro me correteó buen rato, y en el Cerro de la Estrella me detuvo la chota con las manos en el licuado.

Así fue que salté de los gajos crudos a la mezcalina (en cápsulas) y de ahí a la psilocibina (con miel), más cercanas a los paisajes y la cultura ancestral.

No hay experiencia religiosa ni poder divino. Lo que sí es cierto es que “el peyote exige un nivel de paciencia superior a un juego de ajedrez” y que “la nobleza del hongo es inestimable”.

Las disputas mentales llegan cuando el limbo coquetea y comienzan las tentaciones de combinarlos con lo que haya al alcance. Cosa que hice y no una vez. Y cosa increíble, mi cerebro resistió, no sufrí un accidente, no ingresé a un manicomio ni a rehabilitación, nadie me asesinó, mi biología me advirtió cuándo parar y, digamos, gané el volado.

El ácido es otra cosa. Cero impaciencia y ansiedad como con las líneas paralelas. Confort opiáceo.

De norte a sur y de este a oeste pude con la Ciudad de México, con los encuentros de escritores, con la alcurnia, con las habilidades artísticas, editores suicidas, alcohólicos anónimos, o el puro exhibicionismo.

En el desmadre la vida está repleta de momentos así, del “de esta no me levanto”, del “mañana voy a amanecer muerto”, del “tienes que probarla para entenderlo”.

En el desmadre un trayecto corto se convierte en freeway.

En el desmadre el peor de los tiempos y el mejor de los tiempos no llevan necesariamente a finales felices. O no a tipos como yo.

Most peculiar!

2 Responses

  1. Mi agradecimiento a Libertad de Palabra y su escritores y colaboradores hacen atractiva la lectura y sobre todo la información. Gracias

  2. Pues qué bien que opines distinto a Facebook, Jaime, que se ha convertido en algo así como La Policía del Pensamiento, al igual que la dizque Cuarta Transformación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *