En Pocas Palabras

Salud y COVID-19

Foto: Centros Públicos de Investigación Conacyt.

Teresa E. Hernández-Bolaños

Hace algunos días el Dr. López-Gatell nombró a los refrescos como “veneno embotellado” y los vinculó con el impacto de la COVID-19[1]. Asunto que provocó la molestia de la ANPRAC (Asociación Nacional de Productores de Refresco y Aguas Carbonatadas), la cual no sólo salió en defensa de la industria, declarándose como un sector estratégico para la economía, dijo que sus productos están en la preferencia de millones de mexicanos, y tocó terrenos políticos muy polémicos, retando al funcionario y al gobierno de la República a “encontrar otro enemigo público para responsabilizarlo de la crisis sanitaria por la COVID-19”.

Pero, ¿en realidad lo señalado por el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, debe quedarse en una aclaración de la industria a través de un comunicado?, ¿en verdad los argumentos de la industria refresquera son sólidos y suficientes para deslindarse de responsabilidades en la salud pública?, ¿realmente el Subsecretario tiene razón o busca justificaciones? El asunto generó polémica y removió las aguas políticas y económicas del país. Mucho se ha criticado el mal manejo de la pandemia en México a razón del aumento de muertes y contagios. Sin embargo, debe quedar claro que no sólo es un asunto de gestión de la pandemia (medidas, políticas, servicios o insumos sanitarios), es un asunto de salud pública, de cultura, de hábitos sanitarios, de rezagos socio-económicos estructurales, incluso de políticas públicas sanitarias previas a la pandemia.

Los expertos (OMS, OPS, IMSS) sostienen que la prevalencia de enfermedades crónicas como la obesidad, la hipertensión, la diabetes tipo 2, las enfermedades hepáticas, o los problemas renales están directamente vinculados con una mala  y desequilibrada alimentación, consumo excesivo de alimentos industrializados[2] y una vida sedentaria, en ello acierta López-Gatell. También sostienen que la mayoría de muertes por COVID-19 están vinculadas con pacientes con estas enfermedades. México es el país que sufre la mayor mortalidad en adultos jóvenes por COVID-19, de los cuales el 81% padecía estás enfermedades.

En México ha habido un aumento progresivo de la diabetes[3], una de las 10 primeras causas de muerte en el mundo[4], el consumo de refrescos[5] está vinculado con la diabetes y el sobrepeso[6]. Los mexicanos son quienes más refresco consumen en el mundo, en eso acierta la ANPRAC, y quienes más sobrepeso tienen (primer lugar niños y segundo adultos). Es México donde más se producen, Coca Cola es la que más refrescos vende en México, de acuerdo con Euromonitor el consumo per cápita en México en 2018 fue de 105.4 litros. Con lo cual, quizá no haya que desaparecer la industria, pero sí deberá asumir responsabilidades concernientes a su producto, así como el Estado deberá garantizar la salud pública.

[1]  Durante su visita a Chiapas  el 17 de julio de 2020, expresado en el municipio Berriozábal. En el marco del arranque de la Iniciativa de Acción Comunitaria por la Salud en el Estado de Chiapas.
[2] Alimentos que poseen grandes cantidades de azucares, sal, colorantes y saborizantes  artificiales, grasas (saturadas y trans), además de otras sustancias usadas como conservadores o amplificadores de sabor, relacionadas con varios tipos de cáncer. Un ejemplo son los refrescos y los jugos embotellados.
[3] En México hay 8.6 millones de personas diabéticas, 10.3% de la población (Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018-INEGI/Secretaria de Salud).
[4] En el informes 2016 de la OMS 7° lugar. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/the-top-10-causes-of-death
[5] México es el primer consumidor de refrescos en el mundo, por arriba de los Estados Unidos y América Latina, con un promedio de 163 litros por persona al año.
[6] El Dr. Douglas Bettcher, Director del Departamento de Prevención de Enfermedades No Transmisibles de la OMS, durante el Informe de las recomendaciones de la OMS para reducir el consumo de bebidas azucaradas 2016, sostuvo que ”la ingesta de azucares libres, entre ellos los contenidos en productos como las  bebida azucaradas, es uno de los principales factores que está dando lugar a un aumento de la obesidad y la diabetes en el mundo…” https://www.who.int/es/news-room/detail/11-10-2016-who-urges-global-action-to-curtail-consumption-and-health-impacts-of-sugary-drinks

One Response

  1. Exelente bien documentado. Las refresquera tienen que quitar algunos venenos que ponen en los refrescos y que ellos lo saben años de enfermar al pueblo mexicano y acostumbrados a que ningún gobierno anterior les dijera nada porque a esos gobiernos no les importaba la salud del pueblo mexicano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *