Reflexiones

Reflexión sobre sedición y Covid-19

Imagen: Especial.
La paz no es ausencia de conflictos, es la capacidad para manejar conflictos por medios pacíficos” Ronald Reagan.

Julio Díaz Reyez*

Últimamente la sociedad mexicana vive sobresaltada, en gran medida por los acaecimientos recientes, como lo son: el confinamiento, la economía, el temor por la pandemia de la COVID-19 y por la deliberada infodemia, ésta última promovida por opositores al gobierno en turno, con editoriales a modo y hasta con “fake news”.

Basta analizar el origen de los infundios mezquinos, promovidos por quienes, tal vez arrebujados en familias pudientes, han heredado empresas, posiciones encumbradas, títulos nobiliarios o espacios comprados y oportunidades en los medios inclusive por el solo hecho de ser “juniors” o hasta en los escaños parlamentarios se pueden encontrar imberbes políticos buhoneros. Quienes actúan furtivamente, por la desesperación nacida de la impotencia intelectual y política, escudados en las redes sociales y los medios, han provocado desorientación y pánico social, además de lindar el umbral de la paz social en actos de sublevación o insurrección dirigidos contra el orden jurídico establecido, contra el normal funcionamiento de determinadas instituciones o contra autoridades, funcionarios, corporaciones públicas, particulares o cualquier clases de personas.

Los anteriores hechos nos sugiere reflexionar en el delito de sedición, previsto en el art. 544 del Código Penal, que dice: “Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales”.

Incluso son muchos los ciudadanos que ven a este tipo de situaciones o acciones, como serias traiciones a la patria y que condenan a aquellos que se consideran sediciosos como delincuentes comunes. La sedición no necesariamente implica ataques violentos o militares, pero sí el recurso de constante difusión de ideas o acciones en contra del gobierno establecido y para muchos gobiernos estas cuestiones actúan como daño al bienestar común.

Para entender las cosas y el porqué de la sedición que de hecho aflora, dependerá de la mayoría probada de los mexicanos cansados de regímenes deshonestos, dirigidos por políticos “vendepatrias” y de verdad ¡lo han hecho! “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo” (Albert Einstein). Se debe seguir en la lucha y en la esperanza, para reconocer que no será “de la noche a la mañana” ver la luz al final del túnel.

Decía Facundo Cabral “El bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso”, así las cosas, dependerá de esta sociedad lastimada, callada, pero consciente, encumbrar ¡los esfuerzos de la mayoría de los mexicanos!

*Expresidente de la Federación de Colegios y Asociaciones de Profesionistas del Estado de Querétaro (Fecapeq).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *