Reflexiones

Reflexión sobre la “Happycracia” y la pandemia de Covid-19

Foto: Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia).
“La verdadera felicidad está en hacer el bien”. Sócrates

Julio Díaz Reyes*

Reflexionar en la cuestión ¿eres feliz? Sirve para atender la realidad social al comprender, si los seres humanos somos felices o si solamente es una utopía, que se acerca más al padecimiento del síndrome de oquedad, que al mismo COVID 19, a la influenza estacional o al mismísimo VIH, que, según datos de la OMS, a la fecha han muerto más de 35,000,000 personas y 14,000,000 más estarán infectados (https://www.who.int/features/factfiles/hiv/es/) y entonces ¿Cuántos fallecidos por COVID19?

Reflexionar la cuestión ¿qué es la happycracia? happycracia; palabra compuesta de HAPPY, alegre en inglés y CRACIA, derivado del latín, gobierno. Es el gobierno de los felices, o el gobierno para dar felicidad, o ambos (https://www.significadode.org/happycracia.htm). Es decir “está prohibido sentirse mal” o, dicho de otro modo, es “la dictadura de la felicidad”.

El deseo de ser feliz es difícil de conciliar con la obligación de serlo. En este sentido, la happycracia puede tener consecuencias negativas, como: La distancia patológica entre lo que sentimos y lo que mostramos en las redes sociales. Para Martin Seligman la felicidad es, “el estudio científico de lo que hace que la vida merezca la pena”. Definición distinta con la realidad impuesta por los libros de autoayuda, recomendaciones y “recetas” que casi, casi, nos “obligan” a ser felices ¡Eso es vivir en la entelequia! ¡Eso es la happycracia!

Reflexionemos entonces sobre la felicidad impuesta, ante los cuestionamientos: ¿Es que es malo tener un mal día? ¿Que a veces las cosas no salgan como yo quiero significa que necesito ayuda profesional para aprender a gestionar mi vida? Patologizar estados emocionales normales acaba provocando una epidemia de infelicidad provocada precisamente porque creemos que somos infelices por no ajustarnos a la definición de felicidad que intentan imponernos ¿Qué es la felicidad? ¿Tiene un significado universal? ¿Puede alguien enseñarnos a ser felices? La industria de la psicología positiva promete que sí. Sin embargo, si fuera cierto, la incidencia de los trastornos depresivos y el número de suicidios no aumentarían a la velocidad que suceden. O sea, ¿aunque el mundo se esté yendo a pique, si yo sonrío, voy a ser feliz? O ¿aunque esté pasando una etapa vital complicada, desayunar con una taza de mensaje motivador va a hacer que mis problemas desaparezcan?

¿Qué consecuencias puede acarrear obligarse a estar feliz? Quizá vivir con sentimientos de culpa y un nivel variable de presión; quizá sintamos que las personas que nos rodean no van a aceptar nuestro estado emocional; sonreír cuando por dentro estamos hechos trizas es una de las agresiones que más daño le pueden causar a nuestro estado de ánimo. Las emociones, tanto las positivas como las negativas, tienen diferentes funciones, es decir, son necesarias. Respetar nuestras emociones y las de los demás. De ahí el respeto que debemos tenernos al utilizar las redes sociales, podrían mostrar una distancia patológica entre lo que sentimos y lo que mostramos al mundo, aumentando nuestra ansiedad. En un estudio sobre el aislamiento social de la Universidad de Pensilvania se descubrió que el uso elevado de las redes sociales aumenta los sentimientos de soledad. Además, el uso de las redes sociales para desarrollar la Infodemia, entendiendo el uso de las fake news como una pócima, para el desahogo anímico, es irreverente e injurioso.

Reflexionar en la happycracia y en la pandemia de Covid-19, para entender que la felicidad no se da, se vive, porque vive intrínsecamente en cada individuo, entonces cuidémonos a sí mismos, pues tenemos derecho a vivir libremente nuestra felicidad, sin comprometer a ningún otro ser humano.

*Expresidente de la Federación de Colegios y Asociaciones de Profesionistas del Estado de Querétaro (Fecapeq).

One Response

  1. Excelente articulo maestro, a proposito de la locura que está viviendo la humanidad. Felicidades. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *