Reflexiones

Reflexión sobre la disonancia social en época Covid-19

Foto: Especial.
Nadie tiene más posibilidades de caer en el engaño, que aquel para quien la mentira se ajusta a sus deseos.

Julio Díaz Reyes*

Reflexionar sobre las causas de la confusión social actual, es pensar en la disonancia colectiva provocada no solo por el temor a resultar contagiados por un virus desconocido en sus efectos, sino por la infodemia desatada en contra del gobierno y de la sociedad misma. La causa principal, tal vez sea la sensación de haber sido despojados del confort que brinda lo fácil para los menos, sin asombro de la carencia de la mayoría. Despojar no es sinónimo de felicidad sino del espejismo de lo correcto.

Independientemente de los resultados electorales, la vida debe continuar, trabajando, estudiando, haciendo negocios, cumpliendo con nuestras respectivas obligaciones y actividades cotidianas, más allá de nuestras preferencias políticas y de nuestras opciones electorales, reflexionar en que este país es mucho más grande y complejo que sus elecciones, por lo que ahora, pasada la llamada fiesta democrática, es tiempo de respetar las decisiones de las mayorías ciudadanas.

Reflexionar en la distracción por la Covid19, por la rara critica proactiva y aún peor por la inanición individual y colectiva. El país requiere para su desarrollo la suma de todos los mexicanos, a pesar de las ideologías y preferencias de cada uno, habrá oportunidades para participar con planes y proyectos de manera horizontal, respetando a las instituciones de manera vertical.

Reflexionar en que, si se puede criticar, claro que sí, pero con argumentos y evidencias de altura, que demuestren madurez. Basta analizar la cantidad de falsas noticias en las redes y en los comentarios de los acérrimos personajes al gobierno federal, además de los temas tan desgastados como el de los niños con cáncer, las guarderías, los fideicomisos, etcétera. Temas que con el paso del tiempo se han ido apagando por la falta de imaginación de los actores, quienes se confunden a sí mismos.

¿Porque no analizar y criticar: Si las vacunas se han aplicado; Si ya se adquirieron medicamentos; Si el crecimiento económico interanual fue de 20.6%; Si el robo de combustible ha evitado pérdidas de 140 MDP; Si el nuevo plan para la explotación de Litio sin intervención privada resultará; Si la actualización de la CFE devolverá la rectoría del Sector Eléctrico Nacional; Si el Programa Sembrando Vida se mantiene como el programa de reforestación más importante; Si el Infonavit ha otorgado dinero directo a los derechohabientes; Si la construcción de 10 parques industriales en el corredor transístmico traerán crecimiento y desarrollo; Si la nueva empresa de fertilizantes beneficiara al campo; Si la renegociación del T-MEC con EEUU en el apartado de la industria agrícola beneficiara a México; Si Twitter, Amazon, Booking, Apple, Adobe, Claro Video, Google y Uber ya se dieron de alta al SAT; Si se renegociaron los contratos carcelarios; Si los contratos APP benefician al país, etcétera?

Reflexionar en la seducción de analistas políticos y reporteros quienes, ante estos y más hechos permanecen en el silencio y en la mezquindad. Y de manera cínica defienden los eventos inacabados de tantos rubros impunes y corruptos que día con día afloran a manera de fraudes y saqueos por quienes en calidad de gobernadores y distintos cargos públicos, usufructuaron para el bien individual, reconocer que el detrimento de la economía nacional se logró durante la época neoliberal. En cada uno de nosotros está la responsabilidad para lograr ¡la democracia verdadera que haga surgir a México como una sociedad pujante, justa e igualitaria!

*Expresidente de la Federación de Colegios y Asociaciones de Profesionistas del Estado de Querétaro (Fecapeq).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *