Análisis

Historiadora recuerda cuando panistas protestaban cerrando vialidades

Imagen tomada del video “Lucha del PAN por la democracia”.
  • En su texto “Los desmemoriados”, la doctora Blanca Gutiérrez Grageda recordó que en 1988 cerraron 70 de las 75 carreteras principales que llevaban a la capital del país.

  • Quien participó para dirigir la Universidad Autónoma de Querétaro, hizo la publicación tras el uso de la fuerza pública en contra de indígenas que rechazan la privatización del agua en Querétaro.

  • Y después de que panistas avalaran, como lo hizo el diputado federal, Fernando Macías, en redes sociales, el actuar de la Policía en contra de indígenas.

A continuación el texto de Blanca Gutiérrez Grageda:

Los desmemoriados

El Partido Acción Nacional, sus militantes y seguidores, son unos desmemoriados. Fueron ellos, precisamente, los que iniciaron en México la protesta civil pacífica, misma que ahora condenan y reprimen.

Lo hicieron en Chihuahua con Luis H. Álvarez y Francisco Barrio al frente; lo hicieron en Sinaloa con Manuel Clouthier (a) Maquío y en Durango con Rodolfo Elizondo. Por algo, en su momento los llamaron “los bárbaros del norte”.

En Monterrey el PAN organizó marchas de protestas ante leyes injustas y fraudes electorales, y sus militantes fueron reprimidos; en Sonora bloquearon la línea fronteriza en Agua Prieta; en Chihuahua las manifestaciones de protesta colectiva fueron múltiples y en su mayoría reprimidas; en Yucatán y San Luis Potosí, las protestas panistas fueron igualmente reprimidas con violencia desde el Estado.

En 1988, militantes de Acción Nacional bloquearon 70 de las 75 carreteras principales que llevaban a la capital del país. Los panistas cargaban mantas que decían: “Disculpe las molestias que esto le ocasiona, estamos trabajando por la democracia”.

Manuel Clouthier, líder histórico del PAN, expresó que frente a una autoridad que promovía leyes injustas y contrarias a los intereses del pueblo, había sólo cuatro opciones:

  • 1. Complicidad: colaborar con una autoridad injusta e ilegítima.
  • 2. Silencio y subordinación pasiva: aceptar sin protestar la injusticia.
  • 3. Rebelión violenta: una muy difícil justificación moral con resultados siempre negativos.
  • 4. La resistencia y la protesta civil pacífica y activa.

Ante esa disyuntiva, el PAN siempre optó por la resistencia y la protesta civil pacífica.

En todos los casos, los priistas y defensores del régimen acusaron a los panistas de pretender romper con el Estado de derecho, el orden civil y promover la anarquía y el desorden. Justificaron la represión y los encarcelamientos alegando la defensa del orden y la aplicación de las leyes.

Luis H. Álvarez, también líder histórico del PAN, al defender el derecho ciudadano a la protesta pacífica declaró: “El autoritarismo es la negación de la autoridad. Es el recurso de un poder sin soporte moral”; y añadió:

“Contra el deterioro de la vida y la cultura políticas, Acción Nacional ha protestado siempre en nombre del federalismo, de la dignidad humana, del bien común, del respeto a las comunidades menores y de los ideales democráticos. Por esos ideales estamos en Acción Nacional y alzamos la bandera de la libertad ciudadana”.

Todo ello ya se les olvidó a los panistas de hoy.

Con los mismos argumentos que ayer fueron encarcelados y reprimidos, el panismo en Querétaro hoy encarcela y reprime a quienes protestan y alzan la voz en contra de una ley que priva a pueblos y ciudadanos del líquido vital al hacer del agua una mercancía más, en beneficio de unos cuantos mercaderes.

Así avaló el diputado federal del PAN, Felipe Fernando Macías Olvera, la represión a indígenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *