Querétaro

Detectan irregularidades en la adjudicación de obras en la UAQ

La rectora Margarita Teresa de Jesús García Gasca y el secretario de Administración, Sergio Pacheco Hernández. Foto: Universidad Autónoma de Querétaro.
  • En la UAQ aseguran que solventaron lo observado por la ESFE, pero el auditor respondió que eso es mentira.

Iván Aldama Garnica

Querétaro, Qro.- La Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE) detectó irregularidades que apuntan a que hubo “simulación” y “competencia desleal” en la adjudicación de algunas obras en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

La ESFE encontró evidencias de que el deficiente proceso de licitación permitió a los concursantes ponerse de acuerdo y favorecer al contratista elegido por la UAQ, en detrimento de la obra pública, pues presentaron propuestas similares que incluían hasta los mismos errores.

“En virtud de haber presentado un deficiente proceso de licitación, contratación y adjudicación de obra, al observarse un procedimiento que propicia una competencia desleal, incurriendo en prácticas que van en perjuicio de la obra pública”, señala la observación 13 de la cuenta pública del 2018, revisada en 2019 y publicada hace unos meses.

La rectora de la UAQ, Margarita Teresa de Jesús García Gasca, intentó minimizar los hallazgos de la ESFE al considerar que la mayoría fueron cuestiones de supervisión de obra y sugirió hablar con su secretario de Administración, Sergio Pacheco Hernández.

El secretario de administración de la UAQ, quien además es el presidente del Comité de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios, agregó que es “normal” si los contratistas presentan propuestas similares.

“Eso es normal, cuando hacen las propuestas, dado que son precios de la región, o sea, no podemos nosotros considerar que estén mintiéndonos porque recibimos de ellos la información; no la hacemos nosotros, la recibimos de ellos, de tal manera que, si ellos traen los mismos errores, es cuestión de ellos, ¿por qué?, porque toman un formato, un machote y ya nada más van poniendo los costos”, dijo Pacheco Hernández.

No obstante, para el personal del organismo fiscalizador es imposible que las personas físicas y/o morales coincidan en sus propuestas económicas en un proceso de adjudicación directa, como fue detectado que ocurrió en la UAQ.

“… queda claro que hacer cualquier tipo de propuesta implica cientos y hasta miles de capturas, circunstancia que explica el por qué no es posible que tres empresas concursantes en un proceso de licitación presenten los costos en las propuestas y que estas tengan una relación entre sí…”, expuso el personal de la ESFE en su informe de auditoría.

El titular del organismo fiscalizador, Rafael Castillo Vandenpeereboom, rechazó que sea “normal” que los contratistas presenten información similar, pues en el caso de la UAQ, incluso eran similares los errores que se presentaron en las propuestas.

“Por supuesto que no, qué lástima que esta persona lo considere, para él, ‘normal’. (…) Este tipo de irregularidades nunca las vamos a estar dejando que pasen por encima”, sostuvo Rafael Castillo, titular del organismo fiscalizador en Querétaro.

El personal de la ESFE no sólo detectó similitud en los precios que manejaron los contratistas, sino que su titular exhibió que los elementos eran tan burdos, como cuando un niño copia una tarea y replica incluso el nombre de su compañero.

–“Lo que nosotros estamos viendo que se simularon o posiblemente se simuló el concurso”, explicó el auditor superior del Estado.

— El que incluso se copien los errores, es inexplicable, ¿verdad?, le fue preguntado.

— “Es como de estudiante, cuando copiaba el niño el examen, que hasta el nombre del compañero ponía, ¿no?, es algo muy inusual”, respondió Castillo Vandenpeereboom.

El personal de la ESFE también detectó en la auditoría que hubo una presunta simulación de actos y hechos, en el proceso de contratación de obras en la UAQ.

En la observación número 14 del informe de la entidad fiscalizadora se puede leer:

“La bitácora de obra menciona que el 02 de marzo de 2018 se entrega la zona liberada para la realización de los trabajos contratados, iniciándose la obra ese día según la bitácora, sin embargo, el ‘Acuse de recibo de terminación de la obra de construcción’ emitida por el IMSS el 16 de abril de 2018, menciona que la fecha de inicio de la obra fue el 12 de febrero de 2018, es decir, la obra se inició antes de que se le asignara y contratara al contratista”.

Sobre otra obra, el personal de la ESFE encontró que el contrato le fue adjudicado a la empresa ganadora, tiempo después de la ejecución de los trabajos.

“… firmándose el respectivo contrato el 14 de mayo de 2018. Sin embargo, dicho hecho es cronológicamente incongruente con el hecho de que la empresa contratista ganadora haya tramitado ante el Instituto Mexicano del Seguro Social el registro de la obra el día 20 de abril de 2018, es decir, 10 días antes al que fuese aprobada la adjudicación, donde incluso se indicó el mismo monto presentado en el multicitado Comité además de señalar que la fecha de inicio de la obra fue el 16 de abril de 2018. Los datos anteriores son comprobables con el documento ‘Acuse de recibo de registro de obra de construcción’ (Ver folio 000298 del expediente de la fiscalizada)”.

El secretario administrativo de la UAQ, Sergio Pacheco Hernández, aseguró, este martes 22 de septiembre, que no hubo sancionados por estas observaciones del ejercicio 2018, pues aseguró que después de conocer lo detectado por la ESFE, según él, le explicaron al organismo fiscalizador y este les respondió que lo observado había sido solventado.

Sin embargo, el titular de la ESFE, Rafael Castillo Vandenpeereboom, rechazó esa versión: “Es una mentira porque está en el pliego, o sea, está en el informe, que es público, si hubiera estado solventado, no aparecería la observación, como tal”.

Y agregó: “Tan no está solventado que sigue siendo uno de los actos que señalamos en este informe 2018 de la Universidad”.

En 2018, año de las observaciones de la ESFE, fue instalado el Comité de Obras de la UAQ, con el propósito de mejorar los procedimientos y dar seguimiento y respuesta a las observaciones de auditorías, al menos así fue anunciado.

El funcionario que fue designado como enlace de este comité fue el coordinador de Obras de la UAQ, Rodrigo Pérez Cruz, el mismo que fue señalado en el informe de la ESFE –correspondiente al primer año de rectoría de Margarita Teresa de Jesús García Gasca– de enviar información al Comité de Adquisiciones para “simular hechos”.

El auditor de Entidad Superior de Fiscalización del Estado de Querétaro informó que turnaron el asunto al Órgano Interno de Control de la propia Universidad Autónoma de Querétaro –a cargo de José Alejandro Ramírez Reséndiz– para que ampliara la investigación.

Aunque dijo no tener, en el momento, los criterios por lo que la ESFE no presentó denuncias y optó por ceder el asunto a la propia UAQ para que lo investigue, Castillo Vandenpeereboom consideró que debería existir una calificación que vete a los contratistas que incumplen con la normatividad.

“Siempre he pensado que debería existir una calificación para poder llegar a vetar a los contratistas que incumplan o tengan fallas frecuentes que lo quieran a hacer como casualidad o como un valor atípico, pero cuando alguien se equivoca mucho en el mismo error, pues ya es una situación planeada”, dijo.

No obstante, la Universidad Autónoma de Querétaro, cuyo lema es “Educar en la verdad y en el honor” ha contratado a estos 3 proveedores que aparecen en las observaciones de la ESFE, una cantidad de 18 millones 449 mil 568.67 pesos, entre 2018 y 2019.

Tras indagar con la ESFE y la UAQ sobre las observaciones detectadas en el ejercicio 2018 de la institución, fiscalizadas en 2019 y publicadas a finales de ese mismo año, Castillo Vandenpeereboom informó que en la UAQ le informaron que le proporcionarían información del seguimiento a las observaciones que fueron formuladas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *