Querétaro

Acude al IMSS por dolor abdominal y terminaron amputándole las piernas

Foto: Archivo Libertad de Palabra.
  • A la víctima (una mujer con 2 hijos que proyectaba obtener una casa propia con su trabajo, ahora dependiente económicamente y de los cuidados de su abuela), también le extirparon el útero y un ovario, por un diagnóstico, tratamiento y seguimiento médico “inadecuados”, lo que motivó una recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Iván Aldama Garnica

Querétaro, Qro.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó haber emitido una recomendación al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por el daño a una mujer atendida en el Hospital General 1 y en la clínica 9 de Querétaro.

La CNDH señala que en septiembre de 2018, debido a un dolor en el abdomen la víctima acudió en al menos tres ocasiones a la Unidad de Medicina Familiar Número 9.

En dicha clínica, ubicada en la colonia El Tintero, al poniente de la ciudad, le diagnosticaron “infección en vías urinarias y colitis”, sin haber realizado estudios de laboratorio.

La mujer seguía con dolor abdominal y regresó a la clínica, pero ahí le diagnosticaron “colon irritable y estreñimiento”.

“Recetándole tratamiento médico con base en los síntomas y sin llevar a cabo algún estudio de laboratorio, Rayos X o ultrasonido”.

Días después acudió al área de gineco obstetricia en el Hospital General Regional Número 1, donde le retiraron el Dispositivo Intrauterino (DIU), que se encontraba traslocado (movido).

“De las notas médicas de esta atención no se observa que se haya realizado un ultrasonido o Rayos X para la ubicación exacta del dispositivo a pesar de que se menciona que no se encontraban los hilos, por lo que el retiro fue sin guía y de manera empírica, a ciegas. De las notas médicas del expediente clínico no fue posible conocer el estado en que encontraba V1 (Víctima 1) en este momento y que se haya realizado limpieza de cavidad”, se lee en la recomendación número 118/2022.

Tres días después de ser dada de alta, la mujer se presentó nuevamente en la Unidad de Medicina Familiar 9, por dolor lumbar, pero solo le recetaron “medicamentos para controlar el dolor”.

Dos días después, la víctima regresó a la clínica, donde según la CNDH, sin llevar a cabo estudios como Rayos X o ultrasonido, solo se recetó antinflamatorios y analgésicos.

“Debido a que el dolor lumbar y abdominal continuaba, además de presentar nauseas, vómito y diarrea, el 2 de octubre de 2018, V1 se presentó en el área de urgencias de la UMF 9 por la noche, siendo enviada al HGR 1, donde ingresó con datos de choque hipovolémico, gastroenteritis infecciosa y deshidratación severa”.

En el Hospital General 1 del IMSS de Querétaro, la mujer requirió de reanimación por 30 minutos, además necesitó intubación, respiración mecánica y transfusión sanguínea.

También fue sometida a 3 cirugías. En la primera, realizada el 03 de octubre de 2018, le extirparon el útero y 1 ovario.

Dado que su condición de salud no mejoraba, el 08 de octubre de 2018 le realizaron otra cirugía de abdomen y el 17 de octubre le amputaron 3 dedos del pie derecho y medio pie izquierdo.

De acuerdo con el documento de la recomendación, la mujer egresó del hospital el 1 de noviembre de 2018, pero el 15 de junio de 2019, se le realizó la amputación de la pierna izquierda, retirando parte de ésta hasta la pantorrilla.

“… este Organismo Autónomo considera que la atención otorgada a V1 (Víctima 1) no fue oportuna ni adecuada, principalmente la que se llevó a cabo en la UMF 9 (Unidad de Medicina Familiar 9)”.

La Comisión detectó también la falta de un plan de fisioterapia ni tampoco las sesiones que se le habrían impartido a la víctima, respecto de su rehabilitación física, “mismas que son indispensables para la adaptación y la recuperación del movimiento después de una amputación”.

“Tampoco se entregaron evidencias que muestren si hay algún tipo de tratamiento ginecológico hormonal por la falta la extirpación de ovario”.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos considera que la amputación de las extremidades inferiores pudo prevenirse al ser resultado de “una inadecuada atención médica y de un inadecuado seguimiento de control en la UMF 9 del IMSS”.

En la recomendación, se lee que la vida de la víctima cambió por completo, al pasar de ser una mujer independiente económicamente, que vivía en una casa con sus 2 hijos, tenía un trabajo y proyectaba comprarse su propia casa, a tener que adaptarse a una discapacidad permanente y depender económicamente y del cuidado de su abuela.

Por ello, recomiendan al IMSS una serie de medidas de rehabilitación y compensación, satisfacción, así como garantías de no repetición.

“En el IMSS se deberá diseñar e impartir en el término de seis meses a partir de la aceptación de la presente Recomendación, los siguientes cursos de capacitación al personal médico del HGR1 y de la UMF9:

  • a) Derecho a la protección de la salud, salud sexual y reproductiva de las mujeres.
  • b) Conocimiento, manejo y observancia de las normas oficiales mexicanas en materia de salud referidas en la presente Recomendación.
  • c) Diagnóstico de enfermedades y efectos de métodos anticonceptivos en las mujeres, cursos que deberán ser efectivos para prevenir hechos similares”.

Hace un mes, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos difundió haber emitido una recomendación por el caso de otra mujer, a la que por una inadecuada atención médica en el ISSSTE de Querétaro, le extirparon la matriz y los ovarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *