Querétaro

Se reelige rectora de la UAQ con el 21% de los votos posibles, en un proceso desaseado

Foto: Prensa UAQ.
  • Personal de la UAQ atribuyó la baja participación a las condiciones por la pandemia de Covid-19, y la rectora, tras su reelección, habló de la importancia del diálogo.

Iván Aldama Garnica

Querétaro, Qro.- La rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Margarita Teresa de Jesús García Gasca, logró reelegirse por un periodo de 3 años más con el 21% de los votos del padrón universitario.

De acuerdo con los resultados, la candidata obtuvo un total de 7619 sufragios de un total de 35 mil 344 estudiantes y docentes de las 13 facultades y de la escuela de bachilleres.

En 2014, en el proceso en el que se reeligió el anterior rector, la participación de profesores y alumnos superó el 70%, de acuerdo con la información difundida en el periódico El Financiero; en contraste, este 2020 fue de apenas el 30 por ciento.

No obstante, los votos obtenidos por García Gasca representaron 3 veces más los votos que consiguieron, por separado, sus dos contendientes: Aurelio Domínguez González (2384) y Guadalupe Zaldívar Lelo de Larrea (2146).

Al contar con más de las 2 terceras partes de la votación de las unidades académicas de la institución, no fue necesario realizar una segunda vuelta –que marca el artículo 16 de la Ley Orgánica de la UAQ–, y en sesión de Consejo Universitario, la máxima autoridad de la institución, se confirmó el resultado.

Este lunes fue expresada la decisión de las unidades académicas, donde resultó favorecida la rectora: 48 votos por parte de las y los consejeros representantes, docentes y estudiantes, de la Escuela de Bachilleres y de las facultades de Bellas Artes, Ciencias Naturales, Ciencias Políticas y Sociales, Contaduría y Administración, Derecho, Enfermería, Filosofía, Informática, Lenguas y Letras, Psicología y Química.

La suma de los 100 padrones, 50 de estudiantes y 50 de docentes, que difunden en la página web oficial de la UAQ, arroja un total de 35 mil 344 votos posibles de electores, 32 mil 614 alumnos y 2730 profesores.

Sin embargo, la cifra que reconocen oficialmente en boletines de prensa de la institución es de 34 mil 800.

Sean 35 mil ó 34 mil, la proporción de votos que obtuvo la rectora García Gasca para su reelección fue de apenas un 21% del padrón de electores de la UAQ.

Otro dato que destaca fue el aumento de votos nulos, un total de 1448, lo que representa un 10.3 por ciento contra el 6.3% que fue registrado en la elección de 2017, en la que también participó García Gasca, en su primera contienda por la Rectoría.

Desde hace días y durante la jornada electoral, la UAQ mantuvo un semáforo rojo por la epidemia de Covid-19 –para la mayoría de sus campus y unidades académicas–, contrario al semáforo amarillo que maneja el gobierno estatal y el semáforo anaranjado establecido en Querétaro por la Federación.

Por lo anterior, las clases no son presenciales y para la jornada electoral se dispusieron rutas de transporte para el traslado a distintos campus de la Universidad –que operó la administración que encabeza la rectora García Gasca– y que registró una baja participación.

Según un boletín enviado por personal del área de Prensa de la UAQ, sólo registraron un 30 por ciento del padrón de estudiantes y profesores, lo que atribuyeron a la epidemia.

“Con el total de 100 por ciento de las casillas contabilizadas, se reportó una participación de más de 10 mil 500 votos, es decir, un 30 por ciento del padrón –atribuible a las condiciones actuales de la pandemia por COVID-19–“.

Un grupo de estudiantes de la colectiva “Anarco UAQ” solicitó aplazar las elecciones, con el fin de garantizar el proceso democrático, en la que es considerada la máxima casa de estudios de la entidad.

Lo anterior luego de que este grupo de mujeres universitarias, que se manifestaban afuera del auditorio donde se realizaba el único debate en las candidatas y el candidato, burlaron la seguridad e interrumpieron el acto.

La presidenta de la Comisión Electoral, Marcela Ávila Eggleton, decidió suspender el debate, que era el último acto de presentación, antes de la jornada electoral.

Integrantes del Consejo Universitario, la máxima autoridad de la institución educativa, se acercaron a las manifestantes para solicitarles su pliego petitorio, el cual incluía aplazar las elecciones, y les expresaron su interés por dialogar.

Sin embargo, horas después, ese mismo día, fue anunciado que la jornada electoral sí se llevaría a cabo, lo que generó un número mayor de reacciones negativas, en la cuenta de Facebook de la UAQ, donde se hizo la publicación.

El proceso electoral que culmina con la reelección de Margarita Teresa de Jesús García Gasca, tuvo episodios de guerra sucia y también procesos en contra de los adversarios de la actual rectora.

Por ejemplo, uno de los candidatos, Aurelio Domínguez González, fue citado en pleno proceso electoral por el abogado general de la UAQ, Gonzalo Martínez García, por un procedimiento, derivado de una queja por violencia de género, mismo que acusó le fue “fabricado”.

“Deben de saber que antes de que el abogado general me notificará de esta situación, el pasado 07 de septiembre una funcionaría de Rectoría me anticipó que estaba siendo presionada por autoridades universitarias para testimoniar en mi contra”, difundió en un video que ya no puede consultarse en su red social oficial.

De igual manera, citaron a Miguel Ángel Rangel Alvarado, coordinador de la Licenciatura de Medicina, de la facultad de donde proviene Guadalupe Zaldívar Lelo de Larrea, la otra contendiente de la rectora García Gasca.

La presidenta de la Comisión Electoral, Marcela Ávila Eggleton, dijo que no encontraron alguna irregularidad para otorgar el registro de las candidaturas de los contendientes, como el caso de Domínguez González.

Y ante la pregunta de si este tipo de citatorios por parte del abogado general de la UAQ, no enrarecían la contienda electoral, respondió que eso “no le competía”.

“Pues es que la Comisión no, no nos compete eh… ¿no?, ese tipo de trámites; nosotros, en este momento, lo único que nos toca es recibir las quejas y darle el cauce, dependiendo de lo que establecen los lineamientos”, respondió Ávila Eggleton.

Como candidata a la rectoría para el proceso electoral 2020, Margarita Teresa de Jesús García Gasca justificó los citatorios a su contendiente y al consejero universitario de la Facultad de Medicina, al afirmar que “los procesos administrativos no se detienen durante las campañas”.

Durante sus presentaciones por facultades, García Gasca recibió también reclamos de estudiantes, que la acusaron de no actuar en denuncias en materia de violencia de género y también por falta de apoyo en campus como los de la Sierra.

“Lo suyo han sido solo promesas y procesos incompletos, números confusos, alumnas amenazadas y agresores sin sanciones”, lamentaron.

A lo largo de la contienda también hubo señalamientos sobre la supuesta participación de personas cercanas a Gilberto Herrera Ruiz, exrector de la UAQ en el proceso, e incluso, fue difundido un video de manera anónima con esa versión.

Rectora reconoce proceso sucio

Este lunes, en la sesión de Consejo Universitario, donde su triunfo fue reconocido, para ocupar la Rectoría en el período 2021-2024, García Gasca ahora habló de un proceso “doloroso” y desaseado, pero ahora llamó a escuchar, a comunicarse y a “limpiar heridas”.

“Lo que vivimos durante las últimas tres semanas nos debe llevar a otro nivel de discurso; apostemos a la empatía, a la solidaridad, trabajemos en conjunto para resolver los problemas internos. Diferencias siempre habrá, pero debemos apostar a a la comunicación y a al acuerdo, nunca a la denostación a la desacreditación y al encono”, fue parte del mensaje que leyó.

La rectora señaló que hubo “pocos” universitarios que permitieron la intromisión externa por parte de funcionarios federales y estatales para el proceso electoral de la UAQ, por lo que anunció denuncias.

“Los hechos de intromisión por parte de funcionarios federales o estatales, de los que tengamos constancia, serán denunciados en las instancias correspondientes”.

La ganadora de la contienda llamó a “sanar las heridas” tras afirmar que el proceso fue “doloroso”.

“Para sanar una herida, debemos primero limpiarla, debemos actuar en la verdad y en el honor, las acciones tiene consecuencias y hay que asumirlo, no hacerlo sería como suturar una herida contaminada que nos llevaría a la gangrena”.

Adelantó que no buscarán “castigo político”, sino que escucharán y conciliarán.

“Señalar los errores, siempre, pero no para calumniar o injuriar, sino para fortalecernos”.

One Response

  1. COMO ES POSIBLE, QUÉ CON TAN SOLO UN 21 % DE VOTOS A FAVOR, SE ACEPTE SU REELECCIÓN, ES ABSURDO, ALGO ANDA MAL EN LA UNIVERSIDAD ….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *