Análisis Voz y mirada
Análisis / Voz y mirada

Los cortesanos

  • Como ocurrió en el siglo XIX, cuando los conservadores respaldaron la intervención militar de España y Francia en México, hoy que congresistas de Estados Unidos claman por intervenir en nuestro país, responden igual, recuerda la historiadora Blanca Gutiérrez Grageda.

Blanca Gutiérrez Grageda*

En diciembre de 1856, luego del terrible asesinato de varios españoles en las haciendas de San Vicente y Chinconcuac, en lo que hoy es el estado de Morelos, España amenazó a México con intervenir militarmente en nuestro país, si los reclamos de los súbditos de Su Majestad Católica no quedaban debidamente satisfechos.

Para tal efecto, la reina Isabel II ordenó que en el apostadero de La Habana estuvieran listos los buques de guerra y tropas de desembarco; además, de las costas españolas salieron cinco buques de la marina de guerra para reforzar la escuadra existente en Cuba. El gobierno español anunció que, en total, eran treinta los buques de guerra que ya estaban listos para defender el honor y los intereses de España en México.

En aquella difícil coyuntura, los conservadores se solidarizaron con España, no con México. Firmaron el tratado conocido como Mon-Almonte (1859) y se comprometieron a indemnizar a los súbditos ibéricos por los daños y perjuicios reclamados. Luego, pidieron a gritos la intervención armada de Francia para detener el avance de los liberales y acabar con el gobierno constitucional de Benito Juárez (1861-1862).

Hoy, que congresistas de EE.UU. claman por intervenir en México con el pretexto del narcotráfico, los conservadores responden igual: aplauden a EE.UU. y le dan la espalda a México.

Su respuesta no debería de sorprendernos. Así son. Está en su naturaleza política.

*Historiadora.

Recomendaciones ante temporada de calor, Querétaro.