Querétaro

Gobierno panista pinta obra de azul; presumían que no usarían colores partidistas

Foto: Libertad de Palabra.
  • La obra “Viaducto Poniente” le fue adjudicada a una empresa que (en los primeros meses del entonces alcalde, Pancho Domínguez) fue señalada de recibir un pago injustificado.

Iván Aldama Garnica

Querétaro, Qro.- Trabajadores de la obra denominada “Viaducto Poniente”, pintan el frente de la barrera de contención de azul, color parecido al del Partido Acción Nacional (PAN).

Dicha obra vial es ejecutada por el gobierno municipal que encabeza el panista Luis Bernardo Nava Guerrero, con recursos públicos, una parte de ellos aportados por la administración estatal del también panista Francisco Domínguez Servién.

En un recorrido por la obra, Libertad de Palabra pudo constatar la colocación de estructuras al frente de la barrera de contención, mismas que están cubiertas con pintura del color azul, similar al del partido político en el poder.

El antecesor en el cargo de Nava Guerrero –y compañero en el PAN–, Marcos Aguilar Vega, asumió una postura en contra del uso de colores en los bienes muebles e inmuebles públicos para inducir a los ciudadanos a favorecer a partidos.

Así, cuando fue presidente municipal (2015-2018) promulgó el “Reglamento de Imagen Gubernamental del Municipio de Querétaro”, dentro del cual se establece emplear colores institucionales (como el blanco, dorado o azul, así como su gama y combinación), sin hacer alusión directa o indirecta a partido político alguno.

En específico, el artículo 19 de dicho reglamento señala: “En la construcción, ampliación, adecuación, remodelación, conservación, mantenimiento o modificación de los inmuebles en propiedad o posesión del Municipio de Querétaro, así como en la planeación y el diseño de un proyecto urbano o arquitectónico, sólo podrá utilizarse el Escudo Heráldico y los colores institucionales”.

La página de Facebook, “Querétaro Informado Oficial” difundió una fotografía de la obra pintada de azul, lo que generó reacciones de usuarios, algunas en contra de la acción y otras que lo consideraron irrelevante.

“Todos los gobernantes dicen una cosa y hacen lo contrario, recuerdan a Pepe Calzada? en campaña decía: POR UN QUERÉTARO SIN COLORES y lo primero que hizo es cubrir de Rojo el Auditorio Josefa Ortiz”, comentó el usuario Maximus Delgado.

La usuaria “ALexa Campuzano” escribió: “Ya llegará otro y lo pintara (sic) de sus colores, total que les cuesta a ellos”.

“¿Y cual (sic) es el problema? ¿De qué color lo querías? ¿Rosa? ¿Ahora deben someter a votación publica de que (sic) color pintan los chingados puentes”, opinó el usuario “Mauricio Aguilar CRuz”.

Hace 8 años, en septiembre de 2012, el portal Animal Político difundió que al final de la LVI Legislatura de Querétaro (conformada por el PRI, PAN, Nueva Alianza, PRD, Convergencia y Partido Verde) fue aprobada la “Ley que Regula la Utilización de Colores y Símbolos”, con la que se buscaba que en las obras públicas se utilizaran colores institucionales, como blanco y diversas gamas de gris y negro.

Sin embargo, aparentemente esa ley no fue publicada por el gobernador priísta José Eduardo Calzada Rovirosa, pues no aparece para su consulta en los registros de sitios web oficiales, como los del congreso local o del periódico oficial La Sombra de Arteaga, medios por los que se publican, entre otras cosas, las leyes.

“Viaducto Poniente” es una obra vial, pensada principalmente para las personas usuarias de vehículos motorizados, que ejecuta el gobierno de Luis Bernardo Nava Guerrero, el mismo que en su campaña prometió “reducir el tráfico a la mitad”, pero que a la fecha no ha ofrecido una manera de evaluar o medir el cumplimiento de dicho ofrecimiento electoral.

OBRA DE $730 MDP

La obra “Viaducto Poniente”, fue otorgada por el gobierno de Nava Guerrero a la empresa Constructora “Brigue, S.A. de C.V.” por un monto de 730 millones 701 mil 205.38 pesos, según la carátula del contrato número SOP/2019-0191/9, con número de folio 1952.

Las autoridades reportan que la obra tiene una longitud total de 2.7 kilómetros, es decir que cada metro lineal tendría un costo de 270 mil 630 pesos, en promedio.

La empresa Brigue, S.A. de C.V. fue fundada en 1984 en Irapuato, Guanajuato, según una consulta en el Registro Público del Comercio, por Rodolfo Bribiesca Echeverría, Edgar Bribiesca Echeverría, Martha Estela Bribiesca Echeverría, Francisco Vargas Doddoli y Julián Guerrero Martínez.

Hasta 2009 los accionistas que permanecían eran Rodolfo Bribiesca Echeverría con 49% de acciones; Edgar Bribiesca Echeverría con 1% de las acciones; y el presidente de la Asociación de Constructores Queretanos en Maquinaria Pesada, Martín Malagón Correa, con el otro 50% de las acciones.

En ese año de 2009, durante los primeros meses del gobierno municipal del panista Francisco Domínguez Servién –actual gobernador–, la Entidad Superior de Fiscalización observó que a la Constructora Brigue, S.A. de C.V. le pagaron de manera injustificada un monto de 213 mil 746 pesos en la obra de un colector pluvial.

El gobierno del alcalde Domínguez Servién le otorgó el contrato número SOP/5-09-043 para la ejecución de dicha obra, en un tramo de unos 300 metros de largo de la calle Pino Suárez, en la colonia Ejido Modelo, perteneciente a la delegación Felipe Carrillo Puerto.

“… se detectó que mediante las estimaciones No. 1, 2, 3 y 4 se aprobó el pago del concepto con clave No. 03020183 denominado ‘Excavación a máquina en zanja en material tipo ‘B’ de 0.00 a 4.00 metros de profundidad (…) para colocación de madrina sanitaria’, con un precio unitario atípico el cual no esta plenamente justificado, ya que consideró un rendimiento del equipo de excavación de 2.325 m3 por hora que técnicamente es desproporcionado, ni se presentó evidencias del procedimiento realizado para determinarlo, lo que originó un pago no justificado por la cantidad de $213,746.08 (Doscientos trece mil setecientos cuarenta y seis pesos 08/100 M.N.) I.VA incluido”, se lee en una de las 34 observaciones que la administración del entonces alcalde Francisco Domínguez, recibió durante su primer trimestre de gestión, de octubre a diciembre de 2009.

La Entidad de Fiscalización señaló que en el contrato, adjudicado de manera directa a Brigue, para dicha obra, no se contó con la integración de los precios unitarios, lo que contravino la Ley de Obras Públicas y su reglamento, aunado a que “no se presentó la evidencia de que se garantizaron los criterios de economía, eficacia, eficiencia, imparcialidad y honradez para asegurar las mejores condiciones para el estado”.

De manera adicional, detectaron la existencia de aguas residuales sin tratamiento previo, dentro de dicho colector pluvial, “con lo que se contravino la Política Hídrica Nacional establecida en la Ley de Aguas Nacionales, además a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente”.

Pero esas observaciones no le impidieron a la Constructora Brigue seguir creciendo y recibir contratos de gobierno.

Dos años después, en 2011, el capital de dicha sociedad mercantil incrementó de 1 millón a 7 millones de pesos, y fue formalizado el cambio de domicilio de Irapuato a Querétaro, específicamente en la calle Rafaela López de Rayón #115, colonia Vista Alegre.

En 2013, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) del Gobierno Federal, le asignó el contrato número 3VCEA541W03 por un monto de 3 millones 655 mil 540.65 pesos, para la realización de “trabajos faltantes” en 3 tramos de la modernización de la carretera Vizarrón-Peña Blanca, en el estado de Querétaro.

3 años después, en 2016, fue contratada por el Gobierno Estatal de Francisco Domínguez, específicamente por la Comisión Estatal de Caminos –hoy Comisión Estatal de Infraestructura (CEI)–, para la construcción de un retorno a nivel en el kilómetro 4+160 de la Carretera Estatal 130, a la altura de la localidad Los Benitos del municipio de Colón.

Por dicha obra le fue asignado el contrato número LO-922022996-N50-2015 por un monto de 9 millones 639 mil 067.79 pesos.

Este 2020, además de ejecutar la obra Viaducto Poniente, la Constructora Brigue obtuvo otro contrato (CEI OE 020/2020) de la Comisión Estatal de Infraestructura, que encabeza Fernando González Salinas, por 3 millones 999 mil 045.23 pesos para mejorar el parque La Paloma en el Fraccionamiento Jurica.

La Constructora Brigue también aparece inscrita en los padrones de contratistas de la Secretaría de Obras del Poder Ejecutivo de Querétaro, así como de otros gobiernos municipales como el de Colón, Corregidora y El Marqués.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *