Reflexiones

Reflexión sobre la ignorancia en tiempo de pandemia

Imagen: Secretaría de Salud del Gobierno Federal.
Ignorance is bliss” (La ignorancia es felicidad) frase popular inglesa.

Julio Díaz Reyes*

Reflexionar sobre la ignorancia, es pensar en la ofensa, la mentira, la culpa, la desobediencia, la duda, la envidia, la agresión. Porque ignorancia (de latín ignorare) significa NO SABER. Por ignorancia culpamos a los otros de lo que imaginamos, de lo que oímos, de lo que suponemos, de lo que se rumorea individualmente o por una fracción del colectivo social.

Reflexionar ante la realidad de una pandemia como COVID19, que hoy día mundialmente se vive. La dimensión exacta es imposible de conocer, porque las estadísticas y predicciones, día con día, hora tras hora, minuto a minuto, en alguna parte de la tierra, entre más de 7800 millones de habitantes, las cifras se modifican. Ante esta hipótesis, la importancia no recae en la exactitud matemática, sino en la objetividad humana, en la vida misma. Pues si bien es cierto que nadie tiene la vida comprada y que el único contrato que se cumplirá al ciento por ciento es la muerte, porque ese pacto lo signamos a la hora de nacer. Esa es la única realidad ¿Por qué el escarnio, el yerro y la delación?

Reflexionemos en la infodemia, una realidad de la conducta mezquina que se vive en nuestro país, por quienes están más interesados en la necrofilia estadística y en el deseo de persuadir al colectivo para que actué en contra del mismo tejido social al que pertenece.

A la sazón ¿Por qué en nuestro México hay compatriotas empecinados en provocar desconcierto y confusión entre la población? ¿Por qué utilizar a los medios para desmentir las acciones y los esfuerzos del personal encargado de la salud pública? ¿Por qué las injurias y calumnias hacia las autoridades? ¿Por qué denostar sin sentido racional? ¿Por qué actuar solamente con críticas sordas, sin propuestas? “¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo”, tú que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano” (Lucas 6, 41-42).

Reflexionemos entonces en que la ignorancia de la naturaleza, circunstancias o consecuencia de los actos humanos, permite librar al individuo de su responsabilidad personal, pero esa exención solo será justificada a su vez, cuando el individuo en cuestión no sea responsable de su propia ignorancia; es decir, a quien ignora las circunstancias, naturaleza o consecuencias de su acción. Y cuando el individuo per se, o en acción delictuosa actúa con dolo y se basa en los dichos de otros, por cobardía para aceptar su responsabilidad social y humana. ¡No merece ninguna consideración a pesar de su ignorancia, puesto que será un enemigo social!

Reflexionemos en el móvil de aquellos compatriotas, que con actos esquizofrénicos y cáusticos pretenden el daño, la denostación o el ataque frontal, aunque en la misma consecuencia se vean involucrados, tal cual unos “kamikaze” volcados en la ira de su incompetencia política, por su pequeñez en el dialogo, sea este un llamado a la reconciliación y a la solidaridad nacional, para surgir como un pueblo unido tras esta gran lección llamada ¡COVID19!

*Expresidente de la Federación de Colegios y Asociaciones de Profesionistas del Estado de Querétaro (Fecapeq).

One Response

  1. Interesante reflexión acerca de la ignorancia y sus consecuencias. Considero que hoy más que nunca es necesario intentar abordar esta realidad desde una visión compleja y promover experiencias que inviten a la reflexión de lo que estamos viviendo. Algunos realmente no tienen tiempo de eso, porque si antes el sistema capitalista nos mantenía ocupados produciendo, ahora muchos están preocupados y ocupados por cubrir una necesidad básica como es la alimentación. Definitivamente la ignorancia es peligrosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *