Cartas desde la locura

La normalidad es el problema

“De tanto sin usarla, la nevera se dañó”. Foto: Especial.

Ramón Martínez de Velasco 

@ramavelm

“Los científicos dicen que estamos hechos de átomos. A mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias”: Eduardo Galeano.

I

Medio kilo de carne molida en la nevera. 

Es lo que la cuarentena por el coronavirus le ha dejado a una vecina en la comuna colombiana de Soacha, donde vive en un departamento de dos cuartos para una familia de cuatro.

Ella y otras vecinas colocaron un trapo rojo en la ventana, o lo ondean, “para informar que tenemos hambre”. De modo que el cerro forrado de viviendas informales, ya es colorado.

Para no variar, ella es madre soltera, huyó de la violencia y era empleada doméstica… hasta que llegó la pandemia. “Todo dio un giro. Mis trabajos se cayeron y ni los patrones llaman para preguntar cómo estoy”.

Además de preguntarse cómo va a pagar la renta, se pregunta cómo va a hacerle para no prolongar el hambre, pues de tres platos al día han pasado a uno. 

Para no variar, el empleo informal está congelado. También lo están la educación y la salud. “Lo que conseguimos un día, lo perdemos al otro”. Y una vez perdido, vuelve a ondear el trapo rojo en las casas de papel. 

II

Con apenitas 12 años de edad cruzó la frontera y se contagió del coronavirus en Nueva York. Su madre fue deportada y sobrevive en un campamento de refugiados en Matamoros, Tamaulipas, de donde salió su hijita para cruzar el río Bravo y entregarse a las autoridades gringas, quedar bajo su custodia y ser enviada con su tía en Oklahoma.

Pero antes de llegar allí quedó a cargo de una familia de acogida, donde “la señora había tenido el virus y se lo pegó a toda su familia”.

Para no variar, la madre, de 32 años de edad, hondureña, está igual de jodida que las vecinas de Soacha, Colombia, y también sobrevive en un territorio de violencia salvaje, rodeado por el crimen organizado. 

Por eso dejó a su hijita a las puertas de los Estados Unidos, y por eso ella vive ahora en una de las ciudades del mundo más infectadas por el coronavirus.

Para no variar, la madre quiso ser maestra. Pero le asesinaron al marido y le hicieron otros dos chamacos y la familia la abandonó a su suerte y ahora sobrevive en una tienda de campaña en territorio narco.

Y sabe que si el virus entra en el campamento, la cosa se va a poner peor.

Como camposanto.

Epílogo

La desesperación también campea en Querétaro, para cuyos gobiernos no existen muchas niñitas que sobreviven en la colonia Bolaños II, por ejemplo.

Y ya ni hablar de las niñitas serranas, cuyas comunidades me las he recorrido todas.

Ellas no salen debido a la pandemia. Sino porque son carne de cañón. Rebaño de la miseria.

No comen, no hablan, no se bañan.

Y en eso nada tiene que ver su tan cantado pinche coronavirus.

Ni es ése su enemigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *