Querétaro

Detectaron 271 portadores del coronavirus, académicos de la UAQ

La doctora Karina Acevedo Whitehouse. Imagen tomada de video UAQ.

Eric Pacheco Beltrán

Querétaro, Qro.– Académicos de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) detectaron 271 casos asintomáticos del virus SARS-CoV-2, que produce la enfermedad Covid-19, en un periodo del 1 de abril al 12 de mayo, mediante un protocolo experimental, enfocado en validar una prueba alternativa más económica.

“… nuestra prueba, pues si bien no es infalible en sentido de detención, no estamos teniendo falsos positivos, para nada, y tenemos hasta ahorita 271 reactivos que se encontraron dentro de estas 3 mil muestras, así que estamos muy contentos con eso”, informó la doctora Karina Acevedo Whitehouse.

La Universidad Autónoma de Querétaro comenzó a ejecutar el proyecto el 01 de abril, casi una semana después de que México inició la fase 2 de la epidemia, con el objetivo de contribuir a aplanar la curva y cortar la cadena de contagios, al detectar y aislar casos asintomáticos de personas con el virus.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, ha sostenido que precisamente a raíz de la fase 2, dejó de ser prioritario aplicar la prueba oficial para aislar casos positivos de la enfermedad Covid-19, al explicar que en la fase 2, cuando se tiene un número de casos masivo, lo más efectivo es la Jornada de Sana Distancia, es decir, entre otras cosas, quedarse en casa.

“Estos 3 elementos: detección de los casos, que se pongan en aislamiento y que se les confirme el diagnóstico y se estudie a los contactos, es un componente de contención, (…) ésta es útil y se usa en las fases tempranas de una epidemia”, explicó.

Sin embargo, el funcionario federal sostuvo que en la fase 2 y aún en la fase 3, lo más conveniente es impulsar medidas de mitigación, orientadas a reducir el número de contagios, sin que dejen de aplicar las pruebas, cuyo objetivo es la vigilancia epidemiológica.

“Las medidas de mitigación, su propósito fundamental, es que no haya demasiados casos a un mismo tiempo para que no se saturen las unidades de atención médica, no quiere decir que cuando uno científicamente reconoce que va a haber casos, uno desee que haya casos, no queremos que haya idealmente ni un caso, pero no se puede tapar el sol con un dedo y pretender decir que no habrá una epidemia”, declaró desde el 16 de marzo.

Sobre la investigación en la UAQ, Karina Acevedo, quien tiene un postdoctorado en Epidemiología, consideró que el resultado del proyecto en Querétaro debe ser analizado a nivel nacional, porque mostró que, al combinar la Jornada de Sana Distancia con la aplicación de más pruebas, el impacto fue mayor en achatar la curva a nivel local.

“Querétaro está por debajo de lo que predecían los modelos, tomando en cuenta la demografía, sobre todos los tres municipios donde más casos se ha dado. Demuestra que una combinación de detección oportuna de personas que son infectadas pero asintomáticas, junto con las medidas propuestas de sana distancia, reducción de la interacción, etcétera, sí puede impactar de manera notaria las epidemias”, dijo.

En ese sentido la especialista sugirió atender las recomendaciones de la OMS sobre la prueba oficial para detectar Covid-19, pero también consideró pertinente revisar la aplicación de otras pruebas, como lo hicieron en la UAQ para detectar más casos de portadores del virus que produce la enfermedad.

Para investigadores de la UAQ es importante este tipo de pruebas en casos asintomáticos que no llegarán a hospitales, porque se corta la cadena de contagios, pruebas que consideran que otras universidades o instituciones podrían aplicar y contribuir así al control de futuras epidemias.

En la primera fase, aunque se había informado que aplicarían 3 mil pruebas en un mes, Karina Acevedo informó que se llevaron mes y medio porque implicó un esfuerzo “titánico” para el personal, 83 voluntarios, que participaron en el proyecto.

Inicia segunda fase

La Universidad Autónoma de Querétaro anunció su fase 2 este sábado, misma en la que consideran aplicar otras 3 mil pruebas, pero ahora también incluye la detección de anticuerpos.

La doctora Karina Acevedo aclaró que en la primera fase las autoridades estatales aportaron 600 mil pesos y personal de prensa de la UAQ confirmó que la institución educativa destinó otros 600 mil, para sumar un millón 200 mil pesos.

Pese a considerar que el proyecto arrojó datos positivos, Karina Acevedo no sabía, a unos días de iniciar la segunda fase, el próximo 18 de mayo, si el gobierno de Querétaro los apoyaría de nuevo.

“Es una excelente pregunta, a lo mejor tú puedes preguntárselo a gobierno”, respondió.

A la académica le fue preguntado si sentían que se había valorado el proyecto.

“Siento que la comunidad, la población de Querétaro lo ha valorado mucho, siento que hay mucho apoyo, mucho agradecimiento desde ese punto de vista y estamos muy contentos”, afirmó.

En la segunda fase además se incluyó un proyecto en el Conacyt, de donde esperan obtener más recursos para esta iniciativa.

“Ahora también lo que queremos es detectar la presencia de anticuerpos contra este virus en la población de Querétaro y para eso comenzamos con este segundo proyecto, el cual ya comienza el lunes”, informó el doctor, Juan Joel Mosqueda.

Pruebas Covid-19

De manera adicional la Universidad Autónoma de Querétaro informó que logró la certificación del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), por lo que podrá también aplicar la prueba oficial para Covid-19.

A diferencia de la prueba de tamizaje que es gratuita a la población, con un costo cercano a los 300 pesos de inversión para la Universidad y Gobierno, la prueba oficial tiene un costo de 2500 pesos en la UAQ.

La rectora de la UAQ, Margarita Teresa de Jesús García Gasca, ha sido insistente en cuestionar que no se apliquen más pruebas en México, como lo hizo Corea del Sur, lo que tuvo un impacto importante en combatir la epidemia en aquel país.

Sin embargo, López Gatell ha puntualizado que no hay evidencia técnica de que la aplicación de pruebas sea efectiva en el control de la epidemia, pues refirió que también Italia, que tuvo un importante número de contagios, aplicó una gran cantidad de pruebas como Corea del Sur.

Por ello, cuando reporteros de algunos medios cuestionaron la falta de aplicación de pruebas, les invitó a sumarse a promover la Jornada de Sana Distancia en lugar de colocar la atención en si se han hecho muchas o pocas pruebas, pues insistió que las pruebas que aplica México sirven para monitorear el avance de la epidemia.

“Si el propósito es desviar la atención de lo que es útil para que todos y todas nos protejamos juntos, colaborando armónicamente gobierno y sociedad, sin agendas políticas, enfrentándonos a una situación de carácter técnico, pues entonces hacen un mal servicio, porque la atención pública empieza estar centrada en cuántas pruebas se hacen…”, dijo desde mediados de marzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *